Etiqueta: analisis

¡Me han detenido!, ¿Qué me va a pasar?. La detención paso a paso.

Continuamente se habla sobre la detención, ya sea en conversaciones entre amigos o en las noticias de los medios de comunicación, pero ¿Se conoce qué es lo que ocurre cuando una persona es detenida y que procedimiento debe seguirse?. Alguien que desconozca el proceso puede pensar en oscuros calabozos y de indefensión cuando se es detenido, pero nada más lejos de la realidad, España es uno de los países más garantistas en cuanto a los derechos de las personas detenidas y todo el proceso esta regulado mediante leyes e instrucciones, además de estar desde su inicio fiscalizado por Jueces y tribunales.

Para realizar este artículo nos centraremos en las personas detenidas mayores de edad, detenidas por un ilícito penal, ya que el procedimiento varia si el detenido es un menor de 18 años, es una detención por una Extradición(esto es que la persona detenida se encuentra buscada por un Juzgado de otro país) o que sea fruto de una sanción administrativa.

¿Pero porqué me detienen?

Empecemos por el principio, ¿Cómo una persona puede llegar a ser detenida?. La principal razón por la que una persona es detenida, es que incumpla alguno de los artículos recogidos en el Código Penal, pero no es la única, ya que si una persona se encuentra inmersa en un procedimiento judicial y es citada para comparecer en sede judicial, pero ni comparece ni es justificada por una causa legitima esta ausencia, el Juez puede ordenar que la orden de comparecencia se convierta en una orden de detención, tal como queda contemplado en el articulo 487 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La detención en ningún momento es arbitraria y cuando se produce es siempre porque la policía tiene indicios y recogió previamente a la detención, una serie de pruebas que indican que la persona detenida ha participado de alguna manera en un hecho delictivo.

En el momento de la detención las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado informaran de forma verbal y compresible del motivo de la detención, así como de los derechos que tiene la persona detenida (recogidos en el articulo 520 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal), siendo trasladado inmediatamente a las dependencias policiales correspondientes con el fin de instruirse las diligencias pertinentes.

El traslado normalmente se realizará en un coche uniformado el cual su parte trasera estará acondicionado para el transporte de detenidos, estando equipado con mampara (y por supuesto con cinturones de seguridad).

Ya estoy en dependencias policiales, ¿Y ahora qué?:

Una vez en dependencias policiales el detenido será informado nuevamente y ya por escrito, del motivo de la detención y de los derechos que tiene, siendo estos:

  • Si desea prestar declaración o no en dependencias policiales.
  • Si desea que le asista un abogado particular o si no dispone de uno o no tiene recursos económicos suficientes, que le asista un abogado del turno de Oficio.
  • Que comunique la Instrucción que tramita su atestado su detención así como el lugar de custodia a la persona que designe.
  • Comunicarse telefónicamente con la persona que designe.
  • Si la persona no tiene nacionalidad española, si desea que se comunique su detención al Consulado de su país.
  • Si desea ser asistido por un traductor.
  • Si desea ser reconocido por un médico.

Cabe destacar que el detenido tiene derecho a comunicarse telefónicamente con la persona que elija y también a que la instrucción comunique la detención y el lugar de custodia a la persona que designe, tiene derecho a ambas.

Esta información de derechos, en caso de que la persona no entienda el castellano o entienda con más fluidez otra lengua, se le proporcionará en ese idioma ya sea en inglés, ruso, chino, rumano, etc.

En esta información de derechos, constará la posibilidad de solicitar la figura de “Habeas Corpus”, esto es que si el detenido considera que su detención es errónea o esta es arbitraria, puede rellenar un escrito donde manifestará porqué considera que su detención no procede y la Instrucción deberá comunicar al Juez este escrito de manera inmediata, así como de todo lo instruido hasta ese momento, el detenido será llevado a presencia del Juez el cual puede ordenar la puesta en libertad del detenido si la detención no cumple los requisitos establecidos o desestimar la petición regresando el detenido a la dependencia donde se encontraba detenido o a otra dependencia policial si el Juez lo considera apropiado, encontrándose esto recogido en la Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo reguladora del procedimiento de “Habeas Corpus”.

También se le informará en este momento, que la detención en dependencias policiales durará el tiempo mínimo imprescindible para la tramitación del atestado que da motivo a su detención, siendo el tiempo máximo de detención 72 horas. Cabe mencionar que si el motivo de detención sea pertenencia a Banda armada o Terrorismo, el plazo de detención antes de su puesta a disposición judicial se puede ampliar un máximo de 42 horas más, teniendo que ser solicitada al Juez en el plazo de las primeras 48 horas y tiene que ser autorizada por el Juez en las 24 horas siguientes. También el Juez que entiende de dicha detención y cuando la detención se produzca por los hechos expuestos, puede solicitar la incomunicación del detenido. Estos tiempos de detención máxima se encuentran establecidos por el Artículo 17 y 55.2 de la Constitución Española y en los Artículos 496, 520 y 520 Bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Una vez que el detenido lea la información de derechos y manifieste sus elecciones, el Instructor, el Secretario y el detenido firmaran la hoja de información de derechos.

Una vez firmada la información de derechos, el instructor de las diligencias procederá a la toma de huellas de los índices de la mano derecha e izquierda en el impreso acorde el Plan Nacional de Detenidos el cual es de color Amarillo (para menores seria azul) y se utiliza para solicitar la reseña del detenido, tal como establece el Plan Nacional de Detenidos, siendo conducido el detenido a los calabozos de la dependencia, mientras dura la tramitación del atestado.

En el calabozo

Mientras se instruye las diligencias pertinentes, el detenido será ingresado en el calabozo, una vez en esta zona, el detenido es cacheado con el fin de encontrar objetos peligrosos que pueda portar y con los que pueda autolesionarse, lesionar a los funcionarios que le custodien, fugarse, etc.
En las celdas no  se puede introducir ni cordones, cadenas, monedas, cinturón, teléfonos móviles, relojes, mecheros, tabaco, etc. Todos estos efectos y otros que porte el detenido como mochila, se anotan en el Libro Registro de Custodia de Detenidos, siéndole entregados cuando quede en libertad. También se anotará en este libro todos los datos que incumben al detenido, ya sea traslados, toma de declaración, etc.

A su entrada en la se le informara por escrito de:

  • La existencia de cámaras de videovigilancia y de su grabación, mediante las que estará permanentemente vigilado.
  • La forma de comunicación con el personal de custodia y del funcionamiento del sistema establecido, en su caso, para ello.
  • La intervención de las pertenencias personales (incluidos cordones, cinturones, etc.) que se guardarán para su entrega a la salida de las dependencias.
  • La notificación de cualquier enfermedad infectocontagiosa que padezca, con el objeto de activar el correspondiente protocolo.
  • La posibilidad de efectuar una declaración voluntaria, sobre si sufre alguna otra enfermedad o se encuentra bajo tratamiento médico.
  • El horario de las comidas que le serán facilitadas en el calabozo. Si por razones médicas o religiosas no pudiera ingerir algún tipo de alimento deberá comunicarlo al personal de custodia.
  • Cualquier otra información que el jefe de Custodia estime relevante.

Además, los calabozos de la dependencia cumplirán con la normativa en cuanto a Plan de medidas de emergencia, extinción de incendios, ventilación y climatización, aforo y ocupación y limpieza y desinfección, tal como queda regulado en la Instrucción 4/2018 de la Secretaria de Estado de Seguridad.

Por norma general cada detenido estará solo en la celda, salvo que el numero de detenidos sea superior al numero de celdas, pudiendo entonces estar con más detenidos, pero nunca superando el aforo de la celda.

Si un detenido que este ingresado en una celda de una dependencia policial se encontrara mal o tiene que tomar algún medicamento, se lo comunicará a los funcionarios que le custodian y se le trasladará al médico.

La comida suministrada también se adaptará al detenido, dependiendo de sus necesidades médicas o por motivos religiosos.

Mientras se encuentra ingresado en los calabozos, el detenido será reseñado, por lo que será trasladado a las instalaciones habilitadas para ello donde se procederá a su reseña fotográfica (tomándole fotos de perfil, frontal, semiperfil y de cuerpo entero) y su reseña dactilar (tomándose la impresión dactilar de los 10 dedos de la mano). Regresando a la celda una vez realizado este procedimiento.

La toma de declaración

Una vez que el abogado llegue a las dependencias policiales, el instructor le facilitará todas las diligencias instruidas hasta ese momento, con el fin de que el abogado conozca lo ocurrido y pueda asesorar correctamente al detenido.

La persona detenida permanecerá en las celdas hasta la llegada a dependencias policiales del abogado designado (ya sea el elegido por el detenido o el de oficio que designe el Colegio de Abogados), una vez este se encuentre en las dependencias, el detenido será conducido nuevamente hasta el departamento donde se están tramitando sus diligencias encontrándose en ese lugar, el Instructor, el secretario, el Abogado y en caso de que lo haya solicitado, el traductor del idioma elegido.

Previamente a la toma de declaración el detenido, se puede entrevistar reservadamente con su abogado (siendo auxiliados por el traductor en caso de ser necesario), pudiéndole este asesorar sobre la toma de declaración, e informándole de lo que se tramito hasta ese momento (que manifiestan los policías que le detuvieron, que aportan, etc).

En caso de ser un abogado de oficio, antes de la toma de declaración este rellenará los documentos de asistencia jurídica gratuita en caso de que el detenido sea beneficiario, el motivo más común es no disponer de suficientes recursos y aunque comúnmente se cree que para este calculo se utiliza el salario mínimo interprofesional esto es falso, ya que se utilizada el indicador IPREM (Indicador Publico de renta de efectos Públicos) tal como establece la Ley de asistencia Jurídica Gratuita 1/1996 de 10 de Enero, cabe reseñar que esta ley dispone que hay unos casos excepcionales que siempre tendrán derecho a solicitar justicia gratuita y abogado de oficio que serán:

  • Victimas de violencia de género.
  • Victimas de terrorismo y de trata de seres humanos.
  • Menores de edad y personas con discapacidad psíquica cuando sean victimas de situaciones de abuso o maltrato.
  • Quienes a causa de un accidente estén incapacitados totalmente para realizar su trabajo habitual y el objeto de la solicitud es la reclamación de indemnización por los daños morales y personales sufridos.

Como se puede ver todos los casos excepcionales de asistencia jurídica gratuita son victimas (salvo los menores que como dijimos al inicio ya trataremos en otra ocasión). Pero continuemos con el hecho que nos ocupa y es la declaración de una persona detenida.

Una vez la persona detenida se haya entrevistado reservadamente con su abogado, se procederá a la toma de declaración, donde se le volverá a informar de porqué está detenido y de sus derechos, pudiendo el detenido manifestar que es su deseo no declarar (tal como aparece en la información de derechos) y sí hacerlo en dependencias judiciales, terminando en ese momento la declaración.

Si el detenido desea declarar, el Instructor realizará diversas preguntas relacionadas con el hecho que provocó la detención de esta persona, quedando todo ello reflejado por escrito en la toma de declaración, que será firmada al término por todos los intervinentes.

Cuando termine la declaración, el abogado podrá entrevistarse nuevamente reservadamente con el detenido y cuando terminen, regresará a las celdas de las dependencias, hasta que se terminen de realizar las diligencias necesarias.

El Juzgado, última parada

Cuando ya están realizadas todas las diligencias, el Instructor procede a cerrar el atestado y remitirlo al Juez de Instrucción de Guardia. Cuando se realicen todas las diligencias necesarias el detenido será trasladado hasta el juzgado con el fin de llevarle a presencia del Juez.

Una vez en el juzgado, el detenido será ingresado en los calabozos que se encuentran en el juzgado hasta que el Juez que le va a atender esteé disponible. Una vez el Juez haya consultado las diligencias que atañen al detenido, solicitará que este sea conducido hasta su presencia, donde le estará esperando además el fiscal y el abogado que le atendió en las dependencias policiales.

En este punto y dependiendo del delito por el cual el detenido se ha visto ante la presencia del Juez, puede pasar que sea puesto en libertad, que tenga que aportar un domicilio para que sea citado para un futuro juicio o incluso, que el Juez ordene el ingreso en prisión, siendo este caso excepcional y el Juez tiene que cumplir diversos requisitos como son:

  • Necesidad de que conste la existencia del delito e indicios suficientes para considerar que el detenido es responsable del mismo.
  • El delito tiene que llevar aparejada una pena grave (superior a 3 años).

Siendo lo más normal que el detenido sea puesto en libertad y siéndo requerido que aporte un domicilio donde citarle en el futuro.

Como decíamos al principio del artículo, la detención de las personas en España esta muy fiscalizada, de hecho, el Defensor del Pueblo realiza , dentro del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, un informe  anual donde recoge todas las visitas que realizó a lugares de detención (Comisarias de Policía Nacional, Cuarteles de Guardia Civil, Juzgados, Etc.), pudiéndose comprobar en la página web del Defensor del Pueblo todas las quejas recibidas y su resolución.

Asimismo, a nivel europeo, dentro del Convenio Europeo para la Prevención de la Tortura y otras Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes, se establece un mecanismo de carácter preventivo a cuyos efectos, en el artículo 1, instituye el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, el cual puede visitar cualquier instalación de retención de personas dentro de la Unión Europea, teniendo que facilitar todos los Estados el acceso a los mismos.

Y hasta aquí llega este artículo, esperamos que haya aportado algo de luz sobre qué ocurre cuando una persona es detenida, dando a conocer un poco más en profundidad este proceso.

Referencias:

Constitución ESPAÑOLA. de 6 de diciembre. 1978.

Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Boletín oficial del Estado, 1995.

Ley de Enjuiciamiento Criminal. Real decreto de 14 de septiembre de 1882 por el que se aprueba la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo, reguladora del procedimiento de «Habeas Corpus».

Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita.

Orden INT/1202/2011, de 4 de mayo, por la que se regulan los ficheros de datos de carácter personal del Ministerio del Interior.

Orden INT/2573/2015, de 30 de noviembre, por la que se determinan las especificaciones técnicas que deben reunir los vehículos destinados a la conducción de detenidos, presos y penados.

Instrucción 12/2007, de la secretaria de estado de seguridad sobre los comportamientos exigidos a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado para garantizar los derechos de las personas detenidas o bajo custodia policial.

Instrucción 12/2009, del Secretario de Estado de Seguridad, por la que se regula el “Libro de Registro y Custodia de Detenidos”.

Instrumento de ratificación del Convenio Europeo para la prevención de la tortura y de las penas o tratos inhumanos o degradantes, hecho en Estrasburgo el 26 de noviembre de 1987.

Ministerio del Interior. Policía Científica - 100 Años de Ciencia al Servicio de a Justicia, B.O.E., Madrid, 2011.

RODRÍGUEZ, A., et al. La investigación policial y sus consecuencias jurídicas. Madrid: Editorial Dykinson, 2013.

European Committee for the Prevention of Torture and Inhuman or Degrading Treatment or Punishment (CPT)

Autoría Imágenes:
Cabecera:   3839153
Imagen 1:  AlexVan
Imagen 2: Churrasco italiano

 

Wikicrimes, un mapeado del crimen.

police-862341_1920

Creada por Vasco Furtado, ingeniero de sistemas brasileño, profesor titular de la Universidad de Fortaleza en donde coordina la célula de Ingeniería del Conocimiento, Wikicrimes es un espacio web donde los usuarios pueden consignar las zonas de comisión de delitos con la finalidad de prevenirlos.

Cualquier usuario de este sitio, puede registrar los hechos delictivos de los que tenga conocimiento, señalando el lugar en el que suceden, la fecha y hora, así como las personas implicadas y la existencia de testigos. Para ello, lo primero es identificarse como usuario, en el enlace que aparece en la esquina superior derecha de la pantalla.

Captura de pantalla 2017-02-08 a las 13.26.51

Parece ser que la idea principal es complementar la información oficial acerca de los delitos que se cometen en una zona determinada. Según información aportada en esta sitio web, el mapeo del crimen permite identificar las áreas de peligro para informar a los ciudadanos. Por otra parte, hay voces que indican que esto podría generar una alarma innecesaria en la ciudadanía, además de hacer públicos unos datos que podrían perjudicar el trabajo a las fuerzas de seguridad.

Otro problema puede surgir atendiendo a la veracidad de los datos añadidos a la web, es que la información añadida por los usuarios no se puede comprobar, aunque si contrastar con otras informaciones aportadas acerca del mismo hecho.

Funcionamiento.

Lo primero que hacemos al acceder al Wikicrimes, es seleccionar la zona donde queremos ver los delitos. En la parte superior de la pantalla se puede acceder directamente a la ubicación deseada. Puede utilizarse en cualquier parte del mundo, en cualquier ciudad, calle e incluso un número concreto de la misma. Otra forma es accionando los botones de zoom de la izquierdaCaptura de pantalla 2017-02-08 a las 14.02.37 del mapa, y una vez en la posición deseada, seleccionando los crímenes en el lado derecho de los botones de la pantalla, de puede discriminar por distintos criterios, como el tipo de delito, horarios de incidencia o fechas específicas.

Os dejamos con una presentación realizada por el profesor Furtado en TEDxSudeste.

Autoría imágenes:

Imagen 1: Geralt. Creative Commons

Imagen 2 y 3:  Wikicrimes.org

Ted Bundy y los inicios del análisis del comportamiento criminal.

Escudo FEl Perfil criminal con el que se trabajó, derivó de una evaluación psicológica de Ted Bundy elaborada por dos agentes del FBI; Howard Teten y Robert Ressler, en la Academia de Formación. Los dos hombres formaban parte de una unidad de análisis de comportamiento, algo innovador creado cinco años antes precisamente para este propósito: Estudiar el comportamiento, experiencias y psicología de los delincuentes y sospechosos para crear patrones y puntos de vista que podrían ayudar a resolver los casos y prevenir futuros crímenes, asesinatos en serie y otras formas de violencia.

El análisis del comportamiento criminal no era un concepto nuevo. En los años 1940 y 1950, George Metsky, llamado “Mad Bomber”, quien puso artefactos explosivos alrededor de la ciudad de Nueva York, hasta que un perfil de comportamiento desarrollado para la policía por un criminólogo local y psiquiatra ayudó a su captura en 1957. Pero fue en los años siguientes donde el uso de esta técnica evolucionó exponencialmente.

Teten175En el centro de esta evolución está Howard Teten. Se había unido al FBI como agente en 1962, con un interés especial en los aspectos psicológicos de la conducta delictiva. En 1969, fue reclutado por la División de Formación para ser instructor, y en 1970, convenció a su supervisor para que le permitiese impartir un taller sobre “criminología aplicada.” Su primer curso fue una conferencia de cuatro horas a la Policía de Nueva York, resultando ser todo un éxito. A continuación, impartió un curso en una escuela de formación de la policía regional en Texas, ampliándola a cuatro días. Durante tres días, los estudiantes estaban estudiando casos no resueltos. Con base en las percepciones de un debate en clase, uno de los estudiantes entrevistó a un sospechoso, y el hombre confesó.

Se corrió la voz, y el interés en el curso se disparó, Teten y el agente especial Patrick Mullany, especialista en psicología de la educación, comenzaron a enseñar juntos. Teten esboza los hechos de un caso, y Mullany muestra cómo se dieron a conocer aspectos de la personalidad del criminal en la escena del crimen. Según manifestó Teten; “Patrick realmente creó la nota diferencial, ya que él era un psicólogo completo, donde yo era un criminólogo”.

En 1972, el FBI creo una unidad de ciencia del comportamiento para promover los conceptos que la pareja estaba enseñando a todo el FBI. Fue dirigida por el Agente Especial de Supervisión Jack Kirsch e incluyó a Teten y Mullany (Ressler se unió en 1975).

Próximamente:
Imágenes:
1. Autor: ClkerFreeVectorImages

2. Autor: www.fbi.gov
Bibliografía: RULE, Ann. The stranger beside me. Planet Ann Rule, 2012. 
Informe desclasificado del FBI sobre Ted Bundy. https://vault.fbi.gov/Ted%20Bundy%20 [Consulta: 8/01/2016]Página oficial de la Oficina Federal de Investigación de los Estados Unidos de América [Consulta: 27-12-2015]. 4 RULE, Ann. The stranger beside me. Simon and Schuster, 2008.