Etiqueta: estudio

Ciencia Vs. Crimen

El objetivo principal en cualquier investigación policial, es identificar al autor de los hechos, establecer la autoría y finalmente, poner a disposición Judicial al presunto culpable. Para ello, los cuerpos de seguridad cuentan, cada día más, con nuevas herramientas, y por supuesto, con la ciencia.

En la escena del crimen, el malhechor deja vestigios, unas veces de manera consciente y otras no, los cuales serán localizados por los investigadores para mediante su análisis científico, establecer el qué, el cómo, el porqué y el quién…

Un ejemplo podría ser el análisis del ADN localizado en una escena del crimen, el cual establece una certera relación entre el criminal y el lugar donde acontecieron los hechos.

Las distintas disciplinas que nutren la actividad policial, como la criminología, psicología, criminalística… se presentan como herramientas fundamentales que en su conjunto, integran la ciencia policial.

El principio fundamental de las ciencias forenses es el principio de intercambio (exchange principle), tambien conocido como el principio Locard en honor del Dr. Edmon Locard quien lo formuló. De hecho, Locard fundó el primer laboratorio forense en 1910 en Lyon [1].

Según Locard, cuando un criminal comete un hecho delictivo, siempre deja rastros (cabellos, células epiteliales, materia microscópica de otro tipo…), de su interacción  en el lugar donde este acontece, además de llevarse consigo algo de la escena, lo que permite a los expertos, recrear los acontecimientos.

Se pueden establecer dos tipos de evidencias; las evidencias directas, son aquellas que muestran la existencia de los hechos, bien por medio de un testigo de los hechos o por una grabación y las evidencias indirectas o circunstanciales, las cuales no son probatorias pero si son analizadas, pueden establecer la participación de un sospechoso en un hecho determinado, siendo las evidencias más comunes las siguientes:

  • Impresiones dactilares latentes.
  • Cabello humano.
  • Fibras textiles.
  • Huellas de herramientas utilizadas.
  • Huellas de pisadas humanas, de animales, de neumáticos.
  • Huellas de sangre.

En muchos países es la Policía Científica, sección dentro de los Cuerpos de Seguridad estatales, la encargada de la investigación criminal mediante el método científico. Compuesta por funcionarios del cuerpo policial, con formación superior en psicología, medicina, física, química, biología… además de la formación específica en técnicas de investigación criminal.

Por citar un ejemplo de la importancia de la ciencia aplicada a la investigación criminal, os mostramos el caso del “Asesino de Green River”, al que se le atribuyen la comisión de 48 asesinatos, en el estado de Washington, durante las décadas de los años 80 y 90.

Gary Ridgway (imagen) asesino de prostitutas, fue identificado en el año 1983 y considerado sospechoso de los crímenes, en Dominio pùblicoel año 1987 se logró recoger muestras de ADN de Gary, pero en aquellos tiempos la tecnología disponible no permitía establecer una conexión directa con los asesinatos.

Ya en el año 2001, los avances en el análisis de ADN lograron incriminar a Gary Ridgway, quien esta vez, confesó los asesinatos, declarándose culpable, siendo condenado a 49 cadenas perpetuas.

Sin más, os dejamos este enlace, el primer capítulo de “Ciencia Forense”, una docuficción producida por TVE que reconstruye, a modo de thriller, casos de criminología forense.

Bibliografía:

[1]LALINDE-PULIDO, Juan G., et al. Aplicaciones forenses del NTP: En busca del tiempo perdido.

Hans‐Gerd, Jaschke. La Ciencia Policial, enfoque Europeo. European Police College. 2008, CEPOL, p. 1-10.

ALVAREZ, Jairo Enrique Suárez. Avances de la Ciencia de Policía en América Latina. Revista Brasileira de Ciências Policiais, 2010, vol. 1, no 1, p. 21-80.

Imágenes:

Autor imagen 1: quimono
Autor imagen 2: markusspiske
Autor imagen 3: Unbekannt
Autor imagen 4: King County Sheriff's Office

 

Mateu Orfila, el padre de la toxicología forense

mathieu_joseph_bonaventure_orfila

Mateu Josep Bonaventura Orfila i Rotger, es una de las figuras más importantes dentro del campo de las ciencias forenses, llegando a ser considerado el padre de la toxicología forense, al establecer las bases sobre las que se asentaría esta disciplina.

Nació el 24 de abril de 1787 una población situada en la parte más occidental de España, Mahón (Islas Baleares), en el seno de una familia de comerciantes. Orfila fue autodidacta en su niñez y aprendió diversas lenguas, así como matemáticas, llegando a impartir clases de matemáticas cuando solo tenia 14 años con los conocimientos adquiridos en los escasos libros que encontraba sobre esta materia.

El padre de Mateu deseaba que su hijo fuera marino, pero el quería estudiar la carrera de medicina, por lo que contactó con el profesor de origen alemán Carlos Ernst Cook, el cual tenía una escuela en Mahón, recibiendo Orfila una educación elemental el matemáticas, ciencias naturales y física.

En 1804 viajo a Valencia con el fin de estudiar en la Facultad de medicina de dicha ciudad, pero quedó decepcionado con la oferta educativa que encontró, teniendo que ser nuevamente autodidacta y estudiando química de libros de autores franceses, realizando diversos experimentos químicos en su propia casa junto al militar Juan Sánchez Cisneros el cual había cursado estudios en París. Leer más →

Análisis de los negocios ilegales en la Deep Web

cibercriminal

La empresa de seguridad informática TrendMicro publicó hace unos pocos días un informe sobre los negocios ilegales en la Deep Web estadounidense (aunque por analogía cultural y económica se puede extrapolar a los países europeos). En dicho informe se puede observar que la industria criminal se ha ido adaptando a los nuevos tiempos, utilizando Internet para expandir sus negocios y obtener nuevas vías de ingresos. Aunque si bien es cierto que hay muchos objetos de origen lícito que se pueden adquirir en este articulo, nos centraremos en los que se encuentran al margen de la ley y que son el objeto del estudio de la citada empresa. Leer más →

Ted Bundy y los inicios del análisis del comportamiento criminal.

Escudo FEl Perfil criminal con el que se trabajó, derivó de una evaluación psicológica de Ted Bundy elaborada por dos agentes del FBI; Howard Teten y Robert Ressler, en la Academia de Formación. Los dos hombres formaban parte de una unidad de análisis de comportamiento, algo innovador creado cinco años antes precisamente para este propósito: Estudiar el comportamiento, experiencias y psicología de los delincuentes y sospechosos para crear patrones y puntos de vista que podrían ayudar a resolver los casos y prevenir futuros crímenes, asesinatos en serie y otras formas de violencia.

El análisis del comportamiento criminal no era un concepto nuevo. En los años 1940 y 1950, George Metsky, llamado “Mad Bomber”, quien puso artefactos explosivos alrededor de la ciudad de Nueva York, hasta que un perfil de comportamiento desarrollado para la policía por un criminólogo local y psiquiatra ayudó a su captura en 1957. Pero fue en los años siguientes donde el uso de esta técnica evolucionó exponencialmente.

Teten175En el centro de esta evolución está Howard Teten. Se había unido al FBI como agente en 1962, con un interés especial en los aspectos psicológicos de la conducta delictiva. En 1969, fue reclutado por la División de Formación para ser instructor, y en 1970, convenció a su supervisor para que le permitiese impartir un taller sobre “criminología aplicada.” Su primer curso fue una conferencia de cuatro horas a la Policía de Nueva York, resultando ser todo un éxito. A continuación, impartió un curso en una escuela de formación de la policía regional en Texas, ampliándola a cuatro días. Durante tres días, los estudiantes estaban estudiando casos no resueltos. Con base en las percepciones de un debate en clase, uno de los estudiantes entrevistó a un sospechoso, y el hombre confesó.

Se corrió la voz, y el interés en el curso se disparó, Teten y el agente especial Patrick Mullany, especialista en psicología de la educación, comenzaron a enseñar juntos. Teten esboza los hechos de un caso, y Mullany muestra cómo se dieron a conocer aspectos de la personalidad del criminal en la escena del crimen. Según manifestó Teten; “Patrick realmente creó la nota diferencial, ya que él era un psicólogo completo, donde yo era un criminólogo”.

En 1972, el FBI creo una unidad de ciencia del comportamiento para promover los conceptos que la pareja estaba enseñando a todo el FBI. Fue dirigida por el Agente Especial de Supervisión Jack Kirsch e incluyó a Teten y Mullany (Ressler se unió en 1975).

Próximamente:
Imágenes:
1. Autor: ClkerFreeVectorImages

2. Autor: www.fbi.gov
Bibliografía: RULE, Ann. The stranger beside me. Planet Ann Rule, 2012. 
Informe desclasificado del FBI sobre Ted Bundy. https://vault.fbi.gov/Ted%20Bundy%20 [Consulta: 8/01/2016]Página oficial de la Oficina Federal de Investigación de los Estados Unidos de América [Consulta: 27-12-2015]. 4 RULE, Ann. The stranger beside me. Simon and Schuster, 2008.