Etiqueta: crimen (página 1 de 2)

El final del ¨Niño Juan¨.

A las 11:30 horas de la mañana del día 14 de mayo, Juan Sáez, conocido como el “niño Saéz” o el “niño Juan”, encontró su final.

Este conocido y peligroso delincuente, fue tiroteado en la madrileña calle del distrito Latina, Laín Calvo, por lo que parece ser un ajuste de cuentas.

Inició su actividad delictiva cuando era un adolescente, sustrayendo vehículos que más tarde emplearía para realizar alunizajes, estampándolos contra escaparates de locales comerciales para perpetrar sus robos. Una de los hechos con más repercusión mediática ocurrió en Málaga, donde la policía le vinculó con el robo de 150 kilos de cocaína del depósito municipal de incautaciones, quedando absuelto en el juicio al no poder demostrarse su participación en los hechos.

Se estiman más de 100 detenciones y cuarenta antecedentes policiales, así como una fortuna acumulada por sus delitos de 150 millones de euros.

Sus huidas causaban un gran peligro, no le importaba poner en riesgo la vida del resto de ciudadanos circulando a gran velocidad e incluso en sentido contrario.

Lugares de actuación conocidos; Madrid, Murcia, Málaga y Zamora.

Método habitual empleado en sus actos delictivos: Butrón, alunizaje.

Punto y final de una vida dedicada al crimen.

Sin más, os dejamos con algunos enlaces de interés.

Fuentes:

1 Hasta que llegó su hora: "'El Niño Sáez' estaba allí tirado, lleno de sangre, delante del taller de chapa y pintura" El Español.

2 Un ajuste de cuentas por el narcotráfico, posible causa del asesinato del alunicero del 'Niño Sáez' La sexta TV.

3 Asesinan de tres disparos al butronero más peligroso de España, 'El Niño Sáez', en el barrio madrileño de La Latina. El Español
4 El Niño Sáez, un conocido alunicero, muere tiroteado en el distrito de Latina. El País.
5 Los GEO detienen al peligroso alunicero 'Niño Juan'. Europapress.
 

Ciencia Vs. Crimen

El objetivo principal en cualquier investigación policial, es identificar al autor de los hechos, establecer la autoría y finalmente, poner a disposición Judicial al presunto culpable. Para ello, los cuerpos de seguridad cuentan, cada día más, con nuevas herramientas, y por supuesto, con la ciencia.

En la escena del crimen, el malhechor deja vestigios, unas veces de manera consciente y otras no, los cuales serán localizados por los investigadores para mediante su análisis científico, establecer el qué, el cómo, el porqué y el quién…

Un ejemplo podría ser el análisis del ADN localizado en una escena del crimen, el cual establece una certera relación entre el criminal y el lugar donde acontecieron los hechos.

Las distintas disciplinas que nutren la actividad policial, como la criminología, psicología, criminalística… se presentan como herramientas fundamentales que en su conjunto, integran la ciencia policial.

El principio fundamental de las ciencias forenses es el principio de intercambio (exchange principle), tambien conocido como el principio Locard en honor del Dr. Edmon Locard quien lo formuló. De hecho, Locard fundó el primer laboratorio forense en 1910 en Lyon [1].

Según Locard, cuando un criminal comete un hecho delictivo, siempre deja rastros (cabellos, células epiteliales, materia microscópica de otro tipo…), de su interacción  en el lugar donde este acontece, además de llevarse consigo algo de la escena, lo que permite a los expertos, recrear los acontecimientos.

Se pueden establecer dos tipos de evidencias; las evidencias directas, son aquellas que muestran la existencia de los hechos, bien por medio de un testigo de los hechos o por una grabación y las evidencias indirectas o circunstanciales, las cuales no son probatorias pero si son analizadas, pueden establecer la participación de un sospechoso en un hecho determinado, siendo las evidencias más comunes las siguientes:

  • Impresiones dactilares latentes.
  • Cabello humano.
  • Fibras textiles.
  • Huellas de herramientas utilizadas.
  • Huellas de pisadas humanas, de animales, de neumáticos.
  • Huellas de sangre.

En muchos países es la Policía Científica, sección dentro de los Cuerpos de Seguridad estatales, la encargada de la investigación criminal mediante el método científico. Compuesta por funcionarios del cuerpo policial, con formación superior en psicología, medicina, física, química, biología… además de la formación específica en técnicas de investigación criminal.

Por citar un ejemplo de la importancia de la ciencia aplicada a la investigación criminal, os mostramos el caso del “Asesino de Green River”, al que se le atribuyen la comisión de 48 asesinatos, en el estado de Washington, durante las décadas de los años 80 y 90.

Gary Ridgway (imagen) asesino de prostitutas, fue identificado en el año 1983 y considerado sospechoso de los crímenes, en Dominio pùblicoel año 1987 se logró recoger muestras de ADN de Gary, pero en aquellos tiempos la tecnología disponible no permitía establecer una conexión directa con los asesinatos.

Ya en el año 2001, los avances en el análisis de ADN lograron incriminar a Gary Ridgway, quien esta vez, confesó los asesinatos, declarándose culpable, siendo condenado a 49 cadenas perpetuas.

Sin más, os dejamos este enlace, el primer capítulo de “Ciencia Forense”, una docuficción producida por TVE que reconstruye, a modo de thriller, casos de criminología forense.

Bibliografía:

[1]LALINDE-PULIDO, Juan G., et al. Aplicaciones forenses del NTP: En busca del tiempo perdido.

Hans‐Gerd, Jaschke. La Ciencia Policial, enfoque Europeo. European Police College. 2008, CEPOL, p. 1-10.

ALVAREZ, Jairo Enrique Suárez. Avances de la Ciencia de Policía en América Latina. Revista Brasileira de Ciências Policiais, 2010, vol. 1, no 1, p. 21-80.

Imágenes:

Autor imagen 1: quimono
Autor imagen 2: markusspiske
Autor imagen 3: Unbekannt
Autor imagen 4: King County Sheriff's Office

 

Cita: Entre el crimen y la inocencia

“Sólo cabe entre el crimen y la inocencia una hoja de papel timbrado puesta de canto.”

Anatole France (1844 – 1924)

Raffaele Garofalo, creador del término ‘criminologia’

Raffaele Garofalo

“La lesión de aquella parte de los sentimientos altruistas fundamentales de piedad o probidad, en la medida media en que son poseídos por una comunidad, y que es indispensable para la adaptación del individuo a la sociedad”, definición del concepto de “delito natural”, concepto acuñado por Garofalo.

Garófalo fue quien acuñó el término criminología en su obra “Criminología ,estudio sobre el delito, sus causas y la teoría de la represión”, publicada en 1885.

Nacido en Nápoles (Italia) un 18 de noviembre de 1851, de profesión jurista, conforme con los principios de la escuela criminal positiva, que anteriormente fundase Lombroso, con la particularidad de que Garofalo concluía que el estudio del criminal debía hacerse tanto desde una perspectiva psicológica como antropológica. Desde muy joven, ejerció la carrera judicial como magistrado, llegando a ser presidente del Tribunal de Casación.

El positivismo criminológico se caracterizaba principalmente por su contraposición a los postulados de la escuela clásica, como por ejemplo, la adopción de medidas penales universales, sin tener en cuenta las características individuales del sujeto o la incorporación al ámbito de la criminología de profesionales de otras disciplinas  como la psiquiatría…

Garofalo enuncia principios como la “Prevención Especial”, como fin de la pena, o la “Teoría de la Defensa Social”, como base del derecho a castigar.

TIPOLOGÍA

Para que exista un delincuente nato establece cuatro tipos:

1) El asesino: Criminal nato que no tiene sentimientos de altruismo y de probidad, por lo que puede cometer delito cuando se le presente la oportunidad.

2) El delincuente violento: Le falta sentimiento de piedad, por lo que comete delitos violentos.

3) El ladrón: El el que atenta contra la probidad. Este sentimiento no tiene raíces profundas en estos individuos. Le falta el sentimiento altruista y está influenciado por el medio ambiente.

4) El delincuente lascivo: No encaja en las anteriores, podría ser delincuente sexual.

Falleció el 18 de abril de 1934.

Obras:

  • Criterio positivo de la penalidad, Nápoles, 1880.
  • Criminología: estudio sobre el delito, sobre sus causas y la teoría de la represión, Turín, 1885.
  • Polémica en defensa de la Escuela Criminal Positiva (en colaboración con Cesare Lombroso, Enrico Ferri y Giulio Fioretti), Bolonia, 1886.
  • Reparación a las víctimas del delito, Turín, 1887.
Bibliografía.

GAROFALO, Raffaele. Criminologia. Studio sul delitto, sue cause e sui mezzi di repressione. Bocca fr., 1885.

GARCÍA-PABLOS DE MOLINA, Antonio. Tratado de criminología. Valencia, Tirant lo Blanch,, 1999.

 

Cita: La contaminación del crimen

“El crimen hace iguales a todos los contaminados por él.”

Lucano (39-65) Escritor