Nada mejor para empezar la semana que una noticia publicada en los medios rusos durante la última semana en la que se cuenta la historia de Vasily Babina, ciudadano Ruso que ingresó en la cárcel de Yekaterinburg (Rusia) en 1991 y al finalizar su condena fue detenido nuevamente por encontrarse de forma ilegal en el país. ¿Cómo puede ser esto posible? Empecemos por el principio de la historia.

En el año 1991 Vasily Babina entró en la prisión de Yekaterinburg (Rusia) con el fin de cumplir una condena por robo, asalto y asesinato. Allí permaneció 26 años, terminando de cumplir la condena en febrero de este mismo año, momento en el cual fue liberado.

En el momento de su liberación le fueron devueltos sus efectos personales, entre los que se encontraba su pasaporte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el cual planteó un gran dilema a las autoridades de Yekaterinburg.

Vasily había ingresado en la cárcel en el año 1991, unos meses después se produciría el colapso de la Unión Soviética y Mijaíl Gorbachov renunciaría su cargo, provocando que la Unión Soviética dejara de existir formalmente el 25 de diciembre de 1991. Durante su estancia en la prisión de Yekaterinburg Vasily Babina no había podido renovar su pasaporte dado que había nacido en Kazajistán (el cual se había separado de Rusia en el momento del colapso) y la prisión donde se encontraba estaba en Rusia.

Las autoridades de Yekaterinburg se encontraban ante una paradoja, Vasily Babina era un ciudadano de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas de pleno derecho en el momento de su entrada en la cárcel, pero en el momento que abandonó la prisión era un apátrida, ya que el pasaporte que tenía era de un país que ya no existía y no había tramitado su nacionalidad Kazaja.

Por esta razón fue detenido nuevamente, aunque esta vez por encontrarse ilegalmente en el país, siendo juzgado por un tribunal de la ciudad de Yekaterinburg, el cual le consideró formalmente un apátrida, siendo trasladado a un centro de migración junto a otros inmigrantes ilegales, con la intención de ser deportado al país donde nació, Kazajistán, contactando el Juzgado mientras dura su internamiento con las autoridades del Estado de Kazajistán con el fin de establecer la nacionalidad de esta persona. Las autoridades Rusas quieren deportarlo durante este mes de marzo.

Vasily Babina es considerado por los medios de comunicación como “el ultimo ciudadano de la URSS”, existiendo activistas que están realizando una campaña para revocar la decisión de ser deportado y que Vasily Babina pueda reunirse con sus familiares que viven en la región Rusa de Altai, pero parece bastante difícil que le sea concedida la nacionalidad Rusa, si nos atenemos a las palabras de Kachanov, abogado de Babiba, manifestadas al medio de comunicación Ruso E1.RU “El Ministerio de Justicia ha decretado que no quiere que Vasily Babina permanezca en Rusia … Ellos no han explicado por qué”.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos de América estima que actualmente en el mundo pueden existir entre 3,5 millones a 12 millones de personas que sean apátridas al no pertenecer a ningún país que exista en la actualidad.

Más Información:
Web: Foreignpolicy.com
Web: E1.ru
Web: The Moscow Times

Autores Imágenes:
Imagen 1: Nonie, Licencia Creative Commons.
Imagen 2: Maticulous, Licencia Creative Commons.
Imagen 3: AndrewSamuel, Licencia Creative Commons.