Matar es una estupidez. Nunca debe hacerse nada de lo que no se pueda hablar en la sobremesa.

Oscar Wilde (1854-1900)