El que secuestre a una persona, ya sea que la venda o sea hallada en su poder, ciertamente morirá.

La Biblia. Éxodo 21:16